NOTELOESPERABAS.COM BLOG

Blog con ideas para regalos originales

Qué regalar a un ex que ahora es tu “amigo” Qué regalar a un ex que ahora es tu “amigo”
Los ex son un tema tabú, y más con los que se ha acabado mal. De estos, hay incluso quién se atreve a decir... Qué regalar a un ex que ahora es tu “amigo”

Los ex son un tema tabú, y más con los que se ha acabado mal. De estos, hay incluso quién se atreve a decir que no debería existir. Pero como nosotros somos pacíficos y sabemos que no podemos hacerles desaparecer de la faz de la tierra sin incurrir en un gran debate moral y cometer un delito, debemos aprender a vivir con ellos o con ellas y aceptar su presencia como se acepta la de una mosca. Sabiendo que está ahí y que molesta pero optando por esperar a que se marche si no queremos sacrificarla.

Las exparejas que formarn parte del mismo grupo de amigos son las que más situaciones incómodas se ven abocadas a vivir. La proximidad y la pseudo-obligación de quedar bien y mantener la armonía en la pandilla, pueden provocar circunstancias tan surrealistas como que te veas en obligación de comprarle un regalo. ¡Voilá! Es su día especial y todos lo tenéis que celebrar, así que ¡no te libras!

Si has llegado a este punto, tranquilidad. Desde GiftArea.com hemos redactado algunos consejos para que salgas del paso con dignidad y puedas volver rápidamente a tu modo de vida basado en obviar su existencia:

1. Regala uno de los regalos que te han hecho y no te gusta:  

Man gesturing silent. Quiet.

Es el momento de deshacerte de ese trasto que tanto te molesta en casa.

Regalar a tu ex uno de esos cachibaches que te han regalado a lo largo de tu vida y que ni usas ni piensas volver a usar es una muy buena opción para quedar bien y no perder un solo minuto de tu tiempo en buscar un regalo que no te apetece comprar.

Eso sí, te aconsejamos que pienses bien si tu expareja conocía este aparato antes. Si sabía de su existencia puede que no le haga mucha gracia que se lo regales.  Todos sabemos que los regalos para ex son incómodos, pero a pesar de todo, si accedes a comprarle es para quedar bien, no para crear nuevas tormentas, ¿verdad?

2. Bufanda-gorro-guantes o regalo insípido:

166H

Los complementos tipo son otra de las opciones acertadas dentro de los posibles regalos para ex.

Si no escoges ningún modelo muy extravagante o que claramente cuaje con su personalidad, conseguirás hacer uno de esos regalos insípidos y neutro que dejan al receptor 100% indiferente. Y es que, en este caso, tú no le regalas para emocionarle…

En este bloque también caben los pijamas, las batas y zapatillas de ir por casa y los conjuntos de sábanas y ropa del hogar.
3. Un pack de desodorante y crema corporal de una marca rancia:

perfume-1433630_1920

Este es otro de nuestros regalos para ex preferidos. ¿Sabes esa colónia tan magnífica que usa tu abuela y que a ti te huele un poco a rancio? Pues pregúntale dónde la ha comprado y regálasela. Será sin duda un detallazo.

Lo mismo si buscas regalo para chico. Hay unos packs de cremas de afeitar y desodorantes magníficos con los olores más diversos y originales que puedas imaginar.

4. Un libro de autoayuda:

un libro de autoayuda es un buen regalo para ex

Si la presencia de tu ex te sigue molestando tanto porque crees que nada ha cambiado en su interior tras vuestra ruptura, puedes optar por nuestra opción preferida de regalos para ex y disimuladamente, regalarle un libro de autoayuda.

Recalcamos lo de “disimuladamente” y lo aclaramos: Si en la portada se puede leer “autoayuda”, puede que se sienta insultado/a por tu regalo y se declare el cese de paz. Pero si eliges uno de la sección de autoayuda que no lleve especificado en su portada cuál es la temática y cuyo contenido sea difícilmente clasificable entre psicología y filosofía, acertarás seguro y nadie se dará ni cuenta.

5. Una escapada para que se vaya lejos, muy lejos:

Otra de las opciones que te recomendamos como un regalo para ex y siempre que la ocasión lo merezca, es una escapada para uno, o dos, para que salga de la ciudad y se marche unos días lejos, lo más lejos posible.

Si te lo puedes permitir y te coincide con una celebración próxima, puedes mandarle fuera unos días y aprovechar su ausencia para montar esa fiesta que tanto quieres y a la que no te apetece nada invitarle.